Los magníficos fenómenos de La Luz

Por Liset Prego

En el principio estuvo la luz, y después de ella pudo verse el mundo en toda su magnitud. En el principio estuvo la palabra que es luz. Y así hasta hoy la vida se basa en su presencia o la falta de ella. 

«En la luz hay virtud», dijo Martí. Qué hermoso asociar a este elemento con lo íntegro, con lo claro y probo y pensar que tal vez por eso, en la ciudad cubana de los parques nació bajo ese nombre, comprometida con la literatura y desde hace veinticuadro años La Luz, un sello editorial que seduce, acerca y sana. 

Desde 2016 el número 121 de la Calle Maceo, irradia a la cultura cubana, como un indicio de que se puede, tan lejos de la capital hacer de los procesos editoriales más que la tradicional tarea de publicar libros.

En una obra integral de cocreación, promoción, gestión sociocultural, que trasciende al libro impreso, que potencia a los autores del catálogo sin importar más si es Premio Nacional de Literatura o inédita muchacha de un municipio más cercano a Haití que a La Habana.

Con espacios fijos como Entrada de emergencias, Oda a la joven luz, Abrirse las constelaciones, Atrapasueños y Piñata de letras, se vuelve oasis para los lectores. 

Contar con La Luz, un taller de técnicas narrativa que guía a quienes se inician en el camino de la literatura de ficción, denota el interés de esta editorial no solo por los autores ya hechos sino también de quienes aspiran a serlo.

Así anda la luz, reflejándose en su público, refractando con potencia en su contexto; transmitiendo su energía a quienes llegan hasta su sede en busca de la promesa de su nombre; difundiendo obras cubanas y foráneas, en otros idiomas, en audio y en libros impresos o digitales, en un trabajo que desde las artes visuales merece encomio.

En colecciones como Capella, Rosetta, Jigüe, Memoria nuestra, Merlicht, Abrirse las constelaciones, Espejo, Analekta, Quiero una canción, Siglo de las luces y Premio Celestino, se abre una estela de textos de poesía, ensayo, novela, cuentos, crónicas, cancioneros, piezas teatrales e inclasificables maravillas como el rayo que atraviesa el prisma. 

Premios de edición, de la ciudad de Holguín por sus campañas de promoción Puertas de Papel, de diseño, de la Crítica, del lector y de la gente que a diario suma su afecto a energizar el pebetero o la humilde llama sobre la palmatoria, son los triunfos de los que puede presumir La Luz. 

Pero allí no se presume, porque en La Luz no se pierde el tiempo en vacuas dispersiones, porque se trabaja sin descanso, y cuando parece que ya se ha hecho demasiado, que no hay nada nuevo por soñar, se reaviva el fragor del ingenio colectivo y nacen anhelos que parecen imposibles a quienes desconocen que la verdadera esencia, el combustible con que se enciende lo bello, está allí.

 

 

Share

Enlace permanente a este artículo: https://edicioneslaluz.cubava.cu/2021/05/los-magnificos-fenomenos-de-la-luz/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.