Luces de emergencia: palabras para una exposición

Por Moisés Mayán

 

Toda vida es un conteo regresivo. Con escasos meses de diferencia Eliécer Almaguer, Yanier H. Palao, Rafael A. Inza, Irela Casañas, Zulema Gutiérrez, y yo, cruzamos una levísima pared de niebla, una suerte de nebulosa que en materia simbólica era casi tan efectiva como el muro de Cisjordania, casi tan absurda como el muro de Berlín. Habíamos cumplido 35 años. Una suerte de pecado imperdonable.

Con nuestra salida, la sección de Literatura de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín se debilitó notablemente, y comenzamos a inquietarnos fabulando sobre esa precaria construcción humana que algunos llaman “futuro”. En este caso, se trataba del futuro de la literatura holguinera. (Nada más y nada menos). Patrimonio celosamente resguardado desde los albores del boom cultural de los ochenta.

Precisábamos (entonces) una entrada de emergencia. Pero toda irrupción en el sistema entraña un riesgo. La pregunta es ¿quién o quiénes están dispuestos a asumir ese riesgo? Cuando la tendencia es apostar sobre seguro, ¿quién se expone? ¿Quién se aventura en el territorio inexplorado de la más joven poesía holguinera? ¿Quién le cuelga el cascabel a la generación invisible?

En 2009 Ediciones La Luz publicó una antología que constituiría referencia obligatoria en materia de poesía joven, El sol eterno. Con selección de Luis Yuseff e Irela Casañas, el texto contaba además con un vigoroso prólogo de Manuel García Verdecia, mientras el diseño y la ilustración de cubierta, respondían al talento de Taimí Ocampo. La veintena de nombres reunidos en El sol eterno poseía el común denominador de contar por lo menos con un libro publicado. Diez años después, Ediciones La Luz dobla las apuestas en cuanto a riesgo y vértigo.

De los quince autores reunidos en el volumen La joven luz: entrada de emergencia, más de la mitad son inéditos, o por lo menos lo eran hasta el instante exacto cuando el e-book, las postales, los audios con las voces de los poetas, y las fotografías en los estudios de grabación, entraron (de emergencia) en los teléfonos de quienes asistimos al lanzamiento del más novedoso y múltiple producto-luz.

Con compilación de Norge Luis Labrada y selección de Elizabeth Soto y Liset Prego, el formato electrónico de Entrada de emergencia, no podía exhibir en su portada obra alguna a excepción de Discurso incendiario, de Glenda León. Una máquina de escribir con fósforos amenazantes en lugar de caracteres, irradia el espíritu de una generación definida “por la tecnología, lo frugal, y la necesidad de expresar los cuerpos a través de la palabra”, como bien resume la nota editorial.

A Karina Mora, Elizabeth Soto y Liset Prego se suman los nacidos en los arduos noventa: Alejandro Batista, Andrés Cabrera, Frank Alejandro Cuesta, Ana Yanet García, Norge Luis Labrada, José Luis Laguarda, Camilo Noa, Erian Peña, José Alberto Pérez, Roberto Ráez, Reynaldo Zaldívar, e Idania Salazar Cruz. Quizás porque un poeta no tiene mejor forma de actualizar su propia obra que la lectura de los jóvenes, los he leído con un rigor a toda prueba. Los conozco. He husmeado en la violencia inédita de sus libros. En su aparente timidez se han filtrado mis palabras. O eso creo.

¿Quién de ellos producirá una obra imperecedera capaz de soportar la dureza del siglo? No lo sabemos. Ninguno de nosotros puede ejercer jurisdicción sobre el futuro. El presente es una sumatoria de incertidumbres, sin embargo Ediciones La Luz ha provisto la plataforma de lanzamiento. La construcción de la obra propia es un asunto personal, pero los aventones en el larguísimo y empedrado camino de la escritura siempre se agradecen. He aquí los espléndidos rostros de la luz en el brillo absoluto de su edad. He aquí quince jóvenes que celebro y canto, como celebran los hermanos mayores la belleza del recién nacido hermano.

A veces hay que entrar a por todas, porque la situación lo exige, porque la vida es un conteo regresivo. Entrar, prendidas las sirenas, activadas las luces de emergencia.

Share

Enlace permanente a este artículo: https://edicioneslaluz.cubava.cu/2020/08/luces-de-emergencia-palabras-para-una-exposicion/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.