«

»

Jul 20

La Luz que ilumina la literatura

Por: Erian Peña

 

Reza un aforismo martiano que “en la luz hay virtud…”, y de esa sabia certeza ha sabido apropiarse, en el trabajo cotidiano, Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín. Apenas treinta escalones separan la concurrida calle Maceo del sitio donde, como diría el poeta Eliseo Diego, “tan bien se está”, y donde, además, el quehacer constante se convierte en buena literatura transformada en libro.

Ediciones La Luz llegó al mundo editorial cubano el 7 de mayo de 1997, con la publicación del cuaderno de décimas Bufón de Dios, del poeta José Luis Serrano, y su presentación en el Salón de última espera del Aeropuerto Internacional de Holguín, durante los días finales de las Romerías de Mayo de ese año. Alexis Triana, entonces presidente de la AHS en Holguín, impulsó el sueño de crear la primera editorial de este tipo en el oriente de la Isla. Hoy, bajo la guía certera del poeta Luis Yuseff, varios elementos distinguen su constante trabajo: el principal de ellos, la confianza, como fe de vida, en el valor de la literatura y su influencia insondable en la condición humana.

“De los primeros años es la colección Libros de Bolsillo, textos con diseños austeros y tiradas discretas para satisfacer, sobre todo, la demanda local”, recuerda Yuseff. Luego llegó una etapa de hermanamiento con Ediciones Holguín, sello editorial de la provincia; La Luz no volvió a publicar en solitario hasta 2006. Anteriormente, en 2003, había comenzado a formar parte del Sistema de Ediciones Territoriales (SET) que, en sus inicios, excluyó a las editoriales de la AHS, llamadas entonces “alternativas”: “Sin embargo, empezamos a revitalizar el sello con el rescate de los primeros cuatro títulos: Striptease y eclipse de las almas (Delfín Prats), Síndrome de Estocolmo (Adalberto Santos), Cuarto Libro de Celestino y Memoria de los otros”, cuenta el reconocido poeta holguinero.

Sobresale, a simple vista, cuando se observan los títulos del sello editorial, el cuidadoso diseño que convierte al libro en un objeto artístico. Al joven Frank Alejandro Cuesta se debe, en gran parte, la renovación visual del sello, en el que colaboran jóvenes artistas plásticos de todo el país. Frank Alejandro refiere que en 2013 iniciaron la idea de las campañas promocionales con el eslogan Todos buscan la luz: “Trabajamos la imagen, creamos un blog, hicimos almanaques… lo cual nos comenzó a visualizar más. Hemos involucrado pintores, fotógrafos, grabadores… a nuestro trabajo, como otra manera de promover al arte y reflejar nuestra época”.

A su vez, destaca la rigurosa selección, variedad, edición y corrección de los textos, estos últimos debidos a Luis Yuseff, Irela Casañas, Adalberto Santos y Yailén Campaña, en pos de publicar clásicos universales, reconocidos autores nacionales y, principalmente, jóvenes escritores cubanos, miembros o no de la AHS, organización que cuenta, además, con las editoriales Sed de Belleza (Villa Clara), Reina del Mar Editores (Cienfuegos), Ágora (Matanzas) y Ancora (Isla de la Juventud).

Comparten el amplio catálogo autores tan disímiles como Saint–John Perse, Jawaharlal Nehru, Emily Dickinson, Daína Chaviano, Lina de Feria, Gastón Baquero… y otros más jóvenes, como Yunier Riquenes, Heriberto Machado, Yerandy Fleites, Sigrid Victoria, Antonio Herrada, Elaine Vilar…

Precisamente al rescate de la obra baqueriana ha dedicado importantes esfuerzos La Luz, al publicar en 2013 la antología Poderosos pianos amarillos. Poemas cubanos a Gastón Baquero. Le seguirían, en 2014, los ensayos Una señal menuda sobre el pecho del astro –premio a la Mejor Edición otorgado en la Feria del Libro de ese año– y la Poesía Completa de Baquero, recogida en el texto Como un cirio dulcemente encendido (2015).

La editorial estuvo radicando un tiempo en un pequeño cuarto del Pabellón “Armando Mestre”, antigua sede de la AHS holguinera: “Es curioso cómo libros nacidos de nuestro sello que hoy son celebrados por muchas personalidades, se hicieron en un espacio mínimo de seis metros cuadrados. Allí se realizó el audio libro Retoños de almendros, se inauguró la exposición homónima, se idearon las campañas de promoción literaria… Todos los proyectos se crearon desde este pequeño cuarto editorial, como lo bautizó un amigo. Desde allí soñamos con tener un espacio funcional como el que disfrutamos desde el 12 de agosto de 2016, en la calle Maceo, gracias al esfuerzo y la voluntad de las autoridades políticas, gubernamentales y de la cultura del territorio”, añade Yuseff.

El trabajo con las antologías ha caracterizado, además, a la editorial. Sobresalen Quiero una canción. Jóvenes trovadores cubanos; La isla en versos. Cien poetas cubanos; Retoños de almendro. Cuentos para niños. Jóvenes escritores cubanos; Anatomía de una isla. Jóvenes ensayistas cubanos; Dice el musgo que brota. Antología de poesía para niños. Jóvenes escritores cubanos… Muchos de estos textos –aproximadamente 200 títulos conforman el catálogo de la editorial– han sido convertidos en hermosos audiolibros. Destaca Retoños de almendro, dirigido, especialmente, al público infantil afectado por limitaciones visuales. El libro derivó, además, en una exposición que ha recorrido varias ciudades de la Isla, entre ellas Santiago de Cuba, Bayamo y Baracoa. También la realización de peñas y espacios fijos caracterizan a La Luz, entre ellas “Piñata de Letras”, “Lecturas de invierno” (denominada según la estación del año) y la tradicional “Abrirse las constelaciones”, esta última realizada en el homónimo Salón de presentaciones, nombrado así por un conocido poema de Delfín Prats.

En la 24 edición de las Romerías de Mayo, La Luz recibió, en acto solemne en la Plaza de la Revolución Calixto García, el Escudo de la Ciudad de Holguín y las disposiciones legales para usarlo. La editorial es sede y anfitriona de muchísimos otros eventos y espacios que ocurren en la ciudad de Holguín.

La Luz también ha creado, bajo el nombre Leer seduce, “una amplia campaña de promoción de la lectura que abarca promocionales, souvenirs, spot radiales y televisivos… Queremos acercar a los jóvenes cubanos no sólo a las publicaciones de nuestro sello, sino al hábito de la lectura, retomando al libro como soporte tradicional e imperecedero en pleno siglo XXI”, comenta Luis Yuseff, editor principal del sello.

La editorial –reconocida con varios premios La Puerta de Papel, otorgados por el Instituto Cubano del Libro– organiza desde 1999 el Premio Celestino de Cuento, obtenido por autores como Marvelys Marrero, Serguei Martínez, José A. Velázquez, Yordis Monteserín, Rafael de Jesús Ramírez, Ariel Fonseca, y recientemente por Evelín Quipo, entre otros. Además, el pasado año otorgó, junto a Ediciones Oriente, el Premio Extraordinario de Cuento Centenario de José Soler Puig al libro Grunge, del joven tunero Alejandro Rama. Los jurados de estos concursos, en sus diferentes ediciones, prestigian la labor del sello holguinero: Guillermo Vidal, Eduardo Heras León, María Liliana Celorrio, Rubén Rodríguez, Nelton Pérez, Lourdes González, Manuel García Verdecia, Anna Lidia Vega Serova, Jesús David Curvelo, Aida Bhar, Delfín Prats, entre muchos otros.

La editorial “dio a luz” recientemente a varias novedades, buscadas por el público lector en la pasada edición de la Feria Internacional del Libro, entre ellas: El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano; Compremos la ciudad, traducción de la poesía de Allen Ginsberg; Buscando la piedra verde, texto para niños de Alice Walker; El rumbo de las mareas, libro–álbum de la chilena Maga Villalón; El cristal con que se mira, de María Elena Llana; Hierbas, cuentos de Ariel Fonseca; Otras lecturas del cuerpo, poemario de Maylan Álvarez; Mi patio guarda un secreto y La isla de los peces blancos, antologías del Premio Calendario de literatura infantil y poesía, respectivamente, a propósito del 30 aniversario de la AHS.

Además, cuenta Luis Yuseff, trabaja en títulos que presentará próximamente: “Soñamos con la publicación de la historiografía del animado infantil en Cuba y la publicación de una pequeña enciclopedia de monstruos. Para los niños tenemos pensada una nueva colección de cuatro libros espejos, llamados así porque por una página cuentan una historia y en el reverso tienen otra”.

Asimismo, se encuentra en plan editorial la publicación de un nuevo volumen de Las historias de Lady Hamilton, de Rubén Rodríguez; Hombres de hojalata. El rock en Holguín, investigación realizada por Raúl Cardona y Zenobio Hernández; y un estudio de música cubana en la diáspora, del reconocido investigador Joaquín Borges Triana, recién Premio Nacional de Periodismo Cultural.

Ediciones La Luz, en su reinaugurada sede holguinera de la calle Maceo, sigue apostando por la joven literatura cubana. Como en aquel verso donde Lina de Feria asegura que “después de aquello tuve la luz hermano la luz”, la editorial ilumina y entrega virtud en cada libro que realiza: ese es el mejor premio a la labor diaria de un colectivo hacedor de sueños, hacedor de libros.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>