Ago 31

Zulema está sentada junto a los crisantemos

Leer dossier en: Palabras en la arena

Por: Camilo Noa Rodríguez

Fotografía: Jhortensia Espineta

 

Zulema Leonor Gutiérrez Lozano

Zulema Leonor Gutiérrez Lozano

Hace algunos meses vio la luz (en La Luz) Sentada junto a los crisantemos de Zulema Gutiérrez Lozano, cuaderno de poesía que vino a integrar la extensa lista con que ya cuenta la colección Abrirse las constelaciones del sello editorial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.  Con motivo de este acontecimiento, converso con su autora que como madre de un segundo hijo deja que el primero salga a jugar mientras acoge en su pecho el recién nacido.

Zulema Gutiérrez nació en Holguín en 1982, es miembro de la AHS y tiene en su haber literario el cuaderno Islas que intentan salvarse también publicado por Ediciones La Luz en el 2011, su obra también ha sido integrante de la antología Poderosos pianos amarillos, poemas cubanos a Gastón Baquero.

Formas parte de una generación que va dejando de ser poco a poco “la joven poesía cubana” para dar paso a que nuevos creadores ostenten este título. Entre tus contemporáneos, muchos han alcanzado renombre en la literatura cubana, podríamos mencionar a tus coterráneos, Yannier H. Palao, Jamila Medina, Moisés Mayán, por decir algunos y otros de las distintas provincias como Yunier Riquenes,  Legna Rodríguez, Eldys Baratute, entre otros. Zulema sin embargo ha hecho un extenso silencio, aún cuando sabemos los que la conocemos de cerca, que es muy productiva en su creación. ¿Crees que ha llegado tu arrancada?

Soy la misma desde que comencé a escribir, aunque este sea el segundo libro sigo tanteando el terreno, aprendiendo de cada palabra y sobre todo no estoy apurada, escribo como una necesidad y no para competir o pelear por un lugar.

Sentada junto a los crisantemos es tu segundo libro, pero viene siendo el primero en el formato convencional por el que tenemos comprendido el objeto “libro” ya que anteriormente habías publicado, también con Ediciones La Luz Islas que intentan salvarse en la colección alternativa Analekta. ¿Es este un trabajo más maduro, de mayor oficio?

No, para nada, este libro nació igual que el primero, sin pensarlo o proponérmelo, acumulando texto sobre texto, ahora se lo importante que es concebir un libro y estoy trabajando en otro con una intencionalidad, pero este fue por accidente como Islas que intentan salvarse.

Háblame del tránsito entre el primer cuaderno y este, del discurso empleado, quizá alguna vivencia o extrapolación de lo “real” que haya marcado los textos de tus crisantemos.

Este libro soy yo, creo que se huele desde que lo abres, cada texto toca zonas de mi vida personal y social por supuesto siempre ligado a mi visión.

Zulema, Sentada junto a los crisantemos quizá pudo ser un Premio Calendario, Pinos Nuevos o alguno de los galardones que se entregan a la joven literatura cubana, sin embargo vuelves a confiar en La Luz como portavoz de tus versos y a la vía de entregar el cuaderno a criterio editorial. ¿Incredibilidad en los concursos y premios o tienes más fe en el Consejo Editorial como senda para la visibilidad de tu obra?

Los concursos no son para nada medidores de talento, es mi opinión, prefiero no pelear por lo que un concurso puede ofrecer, aunque no es menos cierto que a veces nos obliga la necesidad, en mi caso no de visualizar nada, ni de poner mis palabras en una elite determinada eso se lo ganaran solas o no, por lo que prefiero editoriales que se interesen en la valía del cuaderno en cuestión, en el caso de La Luz es indiscutible su calidad y la atención para con los autores, no es porque sea mi patio, pero es una de las mejores también por la factura con que sale cada libro, un Calendario sería bueno, pero no escribo para concursos porque siempre estoy a destiempo con ellos y sobre todo fuera de la moda.

También con Ediciones La Luz has integrado la antología Poderosos pianos amarillos, poemas cubanos a Gastón Baquero. ¿Qué puedes decirnos de este homenaje?

Fue un bello proyecto de la Luz y ambicioso, por eso creo que algunos nos involucramos mucho no solo en Los pianos amarillos sino en cada sueño o idea de Luis Yuseff.

Hace algunos años ingresaste a la Asociación Hermanos Saíz (AHS), incluso fuiste jefa de la sección de Literatura en la Filial Provincial de Holguín, de modo que has tenido mucha experiencia en el trabajo de promoción sobre todo por la coordinación de varios espacios y eventos, pero actualmente te has enfocado más en tu proyecto “Con luz propia” que deviene en un taller de creación literaria con jóvenes y adolescentes. Cuéntanos acerca de esta experiencia, ¿qué expectativas persigues con este grupo?

Ayudar. Es difícil que los más nuevos encuentren quien los oiga, a mí me oyeron, no todos pero sí algunos a los que les debo mucho y sin los que no estuviera ahora aquí, la idea original es de un poeta muy querido en Holguín, Rafael Vilches, de ahí salí yo, justamente de su taller, lamentablemente ya no está en la provincia, lo único que he hecho es continuar con su idea y no dejar morir algo que me sirvió de mucho en mis comienzos, aunque creo que todavía estoy en los comienzos y lo seguiré estando por bastante tiempo, el taller es un espacio propicio para compartir no solo lo que ellos van escribiendo sino también los temas que les interesa tratar. Estoy contenta con los resultados, ya cumple un año el taller y los muchachos han crecido mucho. 

Por último Zulema, sabemos que también tienes intenciones (o lo estás haciendo) de escribir para niños, cuéntanos acerca de estos proyectos en que estás trabajando. ¿Seremos sorprendidos pronto? 

Bueno escribir poesía es un trabajo arduo y doloroso, al menos para mí, cuando descubrí que podía hacer algo para los niños y terminé el primer cuento la sensación fue distinta, como un bálsamo de colores, entonces supe que quería hacerlo siempre y empecé a buscar niños que oyeran mis historias a ver si les interesaban, creo que ninguno bostezó y decidí seguir escribiéndolo. No sé cuál será el destino de este libro, creo que aún es pronto para pensar en eso.

Share

1 comentario

  1. DENTRO DE CASA
    También hay lobos vestidos de perros mansos
    perros de caza, ángeles de espanto, fieras bebiendo de la mano.
    Dentro de casa, hay gruñidos escondidos, rincones remordidos,
    rabia asechando, sangre, sudor, sudor hecho sangre, destrozos,
    confusión de estrellas que en la madrugada se burlan del amanecer.
    y el ardor desde dentro brota, cruza el mar, la casa ya no es casa,
    caigo.

    lajugada.cubava.cu

Deja un comentario

Your email address will not be published.